17 de noviembre de 2021

La ciudad de Nueva York abre a todos los adultos la dosis de refuerzo de la vacuna

Las mismas condiciones que hace un año y medio hicieron de la ciudad de Nueva York epicentro de la pandemia, incluyendo su alta densidad, convierten ahora la urbe en una de las primeras que amplía en Estados Unidos para todos los adultos vacunados la posibilidad de ponerse una dosis de refuerzo.

Este lunes Dave Chokshi, el comisionado de salud de la ciudad, ha emitido una directiva instando a los proveedores médicos a que ofrezcan esa dosis de refuerzo a cualquiera mayor de 18 años que lo desee, siempre que hayan pasado seis meses desde que recibió la segunda dosis de Pfizer y BioNTech o Moderna dos meses de la inmunización única de Janssen.

Thank you for watching

Con este paso Nueva York sigue un paso que ya se ha dado en California, Colorado y Nuevo México pero que no ha llegado aún a nivel federal en Estados Unidos, donde por ahora se mantiene la recomendación de dosis de refuerzo solo para mayores de 65 años, personas con determinados problemas médicos, que vivan en residencias o que habiten o trabajen en lugares de alta exposición al virus.

«Interpretación más inclusiva»

“Cuanta más gente se ponga el refuerzo mejor y debemos tomar la interpretación más amplia e inclusiva de quién califica para asegurar que no se rechaza a la gente que lo quiere”, ha dicho en rueda de prensa en el Ayuntamiento el alcalde, Bill de Blasio. Mientras, Michael Katz, el médico al frente de los hospitales públicos de la ciudad, ha recordado que por la alta densidad de la ciudad es fácil ver a “todos los neoyorquinos en riesgo más elevado”.

En la argumentación de las autoridades también entra el descenso de las temperaturas y la cercanía de la temporada de fiestas, de Acción de Gracias hasta Navidad, cuando aumentan los desplazamientos y las reuniones en interiores.

La decisión, además, se ha adoptado cuando se está produciendo un aumento de casos (del 34% respecto a hacer dos semanas según la base de datos que mantiene ‘The New York Times’), aunque siguen descendiendo las hospitalizaciones.